i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 16 de junio de 2008

Mesa redonda: "Innovando en lo público por la competitividad empresarial"



El pasado jueves tuvo lugar la mesa redonda "Innovando en el sector público por la competitividad empresarial" en ESADE. El objeto era promover un encuentro público-privado para descubrir las claves de sus relaciones: ¿Cómo pueden cambiar las organizaciones públicas para prestar servicios públicos avanzados a las empreas? ¿Cuál es la valoración de los usuarios? ¿Qué opinión tienen los empresarios de lo público? ¿Qué le demandan? ¿Qué políticas públicas se están impulsando desde la Administración?. Para ello elegimos dos casos de éxito: la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) de la Unión Europea y la Comunidad de Madrid.


El caso de la OAMI es magnífico como ejemplo que ilustra que lo público puede funcionar bien. Nos lo contó Joao Miranda da Sousa, director de asuntos generales. Se trata de una agencia dedicada al registro público de marcas a nivel europeo. Presta servicios en un "cuasi-mercado" en competencia directa con las oficinas de patentes nacionales por lo que está sometida a fuertes demandas de sus clientes-usuarios: fácil acceso a los servicios, coherencia de decisión, rapidez en tramitación de expedientes, bajo precio. Esta situación, unida al crecimiento exponencial de solicitudes, ha marcado el proceso de transformación interna que ha llevado a cabo en estos últimos años, algunos de cuyos pilares son:

  • Liderazgo fuerte separado del ámbito político: el presidente lo elige el Consejo de Ministros de la UE entre profesionales de destacada competencia. Mandato de cinco años.

  • Autonomía total para gestionar el organismo: plenos poderes al presidente.

  • Invertir mucho en formación (12-13 días al año por empleado).

  • Pagar bien a sus empleados (novedoso que sea una política de un organismo público).

  • Implantar soluciones imaginativas: teletrabajo (lo practica un 20% del personal).

  • Dotarse de una unidad de gestión de la calidad.

  • Incorporar mecanismos de rendición de cuentas y reconocer errores.

Todo ello les ha llevado a lograr asombrosas mejoras de productividad, siendo capaces de tramitar más solicitudes en menor tiempo y manteniendo estable la plantilla. El resultado es que han logrado un elevado superavit presupuestario que les gustaría trasladar a sus usuarios en forma de reducción de tasas pero se ven impedidos por los condicionantes políticos que protegen las oficinas de patentes nacionales. Félix Serrano, que asistió al acto, ha dedicado en su blog un post detallado sobre el caso de la OAMI.

José Luis Bonet, presidente de Freixenet y presidente de ADEMA, expresó su punto de vista como usuario de este servicio público de éxito e hizo especial énfasis en la importancia de una gestión pública con criterios profesionales así como contar con un factor humano bien retribuido y bien formado. Destacó el papel de las asociaciones empresariales para arrastrar a la Administración hacia un funcionamiento de más calidad y citó los encuentros anuales (que se han llegado a formalizar) como mecanismos de colaboración entre la OAMI y sus empresas usuarias.
Juan Pablo Lázaro, vicepresidente de CEIM y presidente del Comité I+D+i de CEOE, hizo una intervención que, estando o no de acuerdo con su contenido, no dejó a nadie indiferente. Manifestó la preferencia de los empresarios por el modelo "liberal al máximo" (sic) de forma que la Administración se dedique a su actividad estratégica y que todo lo demás se privatice. Su opinión sobre el funcionamiento de la Administración fue muy crítica: lentitud, cuellos de botella, incomunicación, barreras burocráticas, etc. Puso la búsqueda de "atajos" en el escándalo de concesión de licencias en Madrid como ejemplo de lo que puede ocurrir con una Administración que no funciione correctamente. Aunque también citó algunas medidas positivas que se están tomando en favor del dinamismo empresarial como el apoyo a la internalización (PromoMadrid) o a los emprendedores.


Por último, Héctor Casado, secretario general técnico de la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid expuso de forma resumida las diversas políticas que desde el gobierno madrileño. Se posicionó también en la ideología liberal, aunque con algunos matices y de forma más moderada que el representante empresarial. La postura de la CAM es de apoyo a las empresas sin intervenir en los mercados (políticas de fomento), en especial en algunos sectores que se han marcado como estratégicos (aeroespacial o telecomunicaciones) con acciones específicas como la puesta en marcha de la red de parques y clusters. Además hay una apuesta clara por impulsar Madrid como centro logístico, por la internalización y el espíritu emprendedor.

1 comentario:

Manuederra dijo...

¿Por qué lo llaman "innovación" cuando quieren decir "liberalización/privatización"?

Se ha producido un error en este gadget.