i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

jueves, 3 de septiembre de 2015

Ética, valores y Administración



Ha salido recientemente publicado en castellano el libro "Administración pública con valores. Instrumentos para una Gobernanza Ética". Será presentado el próximo 10 de septiembre a las 19:30 en el INAP por su director, Manuel Arenilla, el filósofo Javier Gomá y el ministro de Justicia Rafael Catalá. 

Los autores son de sobra conocidos, especialmente Francisco Longo, referente obligado de todo lo que tenga que ver con la reforma de la Administración del que tras mucho tiempo colaborando en el Club Dirección Pública ESADE Alumni y cuando fui hace años alumno del Diploma en Función Gerencial de las Administraciones públicas  en Madrid he aprendido mucho que me han ayudado en el desempeño de diferentes funciones públicas.

La conjunción entre el asunto que aborda- la ética, los valores y la Administración- con el tiempo que vivimos lo hace de lectura necesaria para todos aquellos que tenemos un fuerte interés en lo público. 

Son muchos los cambios que nos toca vivir. Las transformaciones sociales derivadas de la sociedad del conocimiento y la entrada en el escenario público de nuevas generaciones (la llamada generación “Y” o millenials 18-35 años), la complejidad creciente de los problemas públicos, cada vez más “retorcidos”, la aparición de nuevos actores o el cambio en el poder relativo de los existentes, los episodios de corrupción que desgraciadamente hemos conocido. Todo ello acelerado severamente por una revolución digital sin precedentes y una crisis económica.  Un escenario de “tormenta perfecta” donde “predominan el cambio sobre la estabilidad, las hipótesis sobre las certezas, y la exploración sobre la mera aplicación de las reglas “ (pág. 56).

Ante esta situación los ciudadanos miran a la Administración condicionados en gran parte por los cambios en sus hábitos, costumbres, por su experiencia cotidiana. Teniendo en cuenta que como dicen los autores en la página 35 “el concepto de buena Administración, aquella que se adecúa a las necesidades de los ciudadanos, es inherente a la reflexión sobre los valores del servicio público” estamos ante la necesidad de un cambio cultural en la Administración que la conecte de una manera más eficaz con la sociedad de hoy en día. 

Llegados a este punto un asunto crucial que plantea el libro es la relación entre Administración pública y valores contrastando valores clásicos con valores emergentes. Se sugiere un reposicionamiento de muchos de ellos hasta el punto de colmar las expectativas sociales. Diríamos que éste es parte del escenario post burocrático al que necesariamente se van a ver abocadas las Administraciones ante la insuficiente capacidad del modelo burocrático tradicional para afrontar los complejos retos del futuro.


Conviene a su vez destacar la aportación de síntesis que Longo y Albareda nos ofrecen sobre los instrumentos, mecanismos y procesos necesarios para construir una infraestructura ética adecuada para el fortalecimiento ético de las Administraciones. La reflexión teórica es imprescindible pero ha de acompañarse de resultados concretos y el detalle de experiencias comparadas a nivel nacional e internacional que podemos encontrar en el libro es buena prueba de ello.

En definitiva, una aportación muy útil que ojalá sirva para contribuir a ese cambio de mentalidad que demandan nuestras Administraciones.



jueves, 23 de julio de 2015

i-public@, 8 años

Han pasado nada menos que ocho años desde que puse en marcha este blog. Mucho o poco tiempo. Depende de cómo lo miremos. Poco si la unidad de medida es la Administración pública, uno de los temas de la bitácora. Una eternidad, si la referencia es la tecnología, otro de los temas a los que nos referimos.

En cualquier caso ha pasado ya todo este tiempo y parece que fue ayer. Casi 700 entradas, centenares de comentarios, miles de visitas y una gran producción intelectual sobre una de mis pasiones personales y profesionales como es el servicio público. En i-public@ hablamos de lo público desde el punto de vista de su posicionamiento en el siglo XXI y su necesaria transformación. Abarcamos un amplio abanico de temas como pueden ser la innovación, las redes sociales, la gestión del cambio y la estrategia, la tecnología, el liderazgo, la organización institucional, los profesionales públicos, valores, tendencias, etc.

Muchas cuestiones sobre las que humildemente uno intenta aportar su punto de vista personal, sus experiencias del día a día y las muchas vivencias desde que va para veinte años empecé a trabajar en el sector público.

Durante este tiempo, como decía antes, la Administración ha cambiado. Pero ha cambiado menos de lo que nos gustaría. Los temas de debate también. Así como los lugares donde se producen las conversaciones en la red. Cuando arrancamos allá por 2007 éramos unos pocos los que hablábamos de estas cuestiones en un puñado de blogs que empezamos a configurar la blogosfera pública. Por aquellos primeros años la actividad bloguera era frenética; publicación, comentarios, difusión de posts era muy habitual. Algunos de los blogs decanos como Adminstraciones en Red o K-Government siguen funcionando y provocaron el crecimiento de una interesante comunidad de blogueros e innovadores públicos.

Con el paso del tiempo el ecosistema 2.0 fue evolucionando. Empezó a emerger Twitter con fuerza haciendo que las comunidades migraran la conversación a ese estilo de relación más dinámico, directo y viral. A medida que íbamos desvirtualizando se fue mezclando lo online con lo offline por ejemplo en iniciativas como el Club de Innovadores Públicos y eventos significativos por ellos organizados como CNIS o el Encuentro de la Blogosfera Pública en Donosti 2013. Recientemente han emergido con gran fuerza comunidades como Novagob que han dado mucha más consistencia y valor a todo el proceso de difusión y conexión de conocimiento que se produce en la red.

Pasado todo este tiempo los blogs siguen siendo necesarios , como espacio de reflexión pausada y de mayor enjundia que un tuit o un whatsapp. Con los blosgs se sigue aprendiendo y se sigue compartiendo de una forma libre ideas y conocimiento. El reto de compartir es uno de los más significativos que tiene el cambio cultural en la Administración. Esperemos que la llama de los blogs y de la blogosfera pública
siga viva por mucho tiempo.

jueves, 18 de junio de 2015

Lo público desde lo privado. Cinco consejos.


"Lo público es complejo, y cada vez más". ESta afirmación no siempre es comprendida o compartida por una gran parte de la sociedad. No son pocos los que intentan enjuiciar la performance pública bajo los parámetros de la gestión privada llegando incluso a equiparar una determinada institución y sus dirigentes con una empresa a cuyo frente se encuentra su correspondiente presidente o consejero delegado. Reduccionismo simplista, desconocimiento o simplemente intenciones interesadas de confundir lo público y lo privado. Ambos, mundos cada vez más condenados a entenderse , a colaborar y a apoyarse mutuamente para afrontar los retos que tienen por delante.

No es extraño escuchar comentarios del tipo "lo que necesita la Administración es tener al frente empresarios o directivos de empresa con trayectorias de éxito". No sé muy bien si esta es una receta de éxito asegurado. Posiblemente en determinados casos funcione, y en otros no. Dependerá de las circunstancias, del ámbito de gestión, del profesional, y de la magnitud de la tarea que le hayan encomendado.  A todos aquellos que tengan la oportunidad y se animen me atrevería a darles cinco ítems clave que no deberían olvidar:

  1.  El componente político existirá siempre y es diferenciador. Inexorablemente esto tiene como consecuencia que las soluciones casi nunca son las ideales y que la eficiencia en la gestión se ve condicionada por decisiones, equilibrios de poder, entorno, tiempos. En lo público no siempre puedes hacer lo que crees o te gustaría hacer.
  2. El alineamiento entre liderazgo político y liderazgo técnico. Es una de las claves del éxito. Pero es complicado encontrarlo. Se puede entrar con fuerza al frente de una institución, con una importante carga de liderazgo político, pero si liderazgo técnico brilla por su ausencia los proyectos no salen. Quien no sea consciente y no comprenda esta circunstancia se puede estrellar.
  3. Conectar la realidad mental con la realidad formal, institucional. Las Administraciones tienen su ADN propio basado en muchas ocasiones en elementos de cultura formal e informal que es preciso gestionar y conocer. El rechazo al "paracaidista" se da por descontado y las palancas de las que se dispone para atenuarlo no son excesivas. Nada mejor que buenas dosis de humildad, respeto y anteponer el interés general.
  4. Los estímulos, son los que son. Y no precisamente monetarios o de tipo "burning plaform" (el miedo al despido). De ahí que es preciso conocer lo que funciona y lo que no, saber manejar gestos, emociones. Las actitudes de tacañería, rigidez y obsesion por el control, lejos de ayudar te restarán eficacia y capacidad de tirar adelante cuando lo necesites.
  5. Tú te irás, otros se quedarán. Tus tiempos por tanto no serán los de tu equipo por lo que tendrás que apostar a corto-medio pero ilusionar a largo. No pasa nada por dejar proyectos encarrilados que terminen otros, eso ya es un buen resultado. Trabajar con visión es siempre más y menor reconocido, más y mejor aceptado.

Se ha producido un error en este gadget.