i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 20 de diciembre de 2010

Administración y redes sociales: mi apuesta para 2011


El otro día leía el documento Predicciones para 2011 sobre Administraciones y redes sociales publicado por la Generalitat de Catalunya. En él algunos expertos en comunicación, tecnología, innovación social, etc. dan su opinión sobre cuáles van a ser las tendencias del año próximo.

Debo felicitar a cada uno de ellos por las aportaciones realizas pero me gustaría destacar especialmente algunas de ellas: en opinión de Simon Collister es probable que desaparezcan las oportunidades de financiamiento para las innovaciones (....) siendo el gran reto para la Administración dar un paso adelante y financiar las prestaciones de servicios públicos utilizando la tecnología web 2.0. Roc Fages indica que la Administración deberá saber escoger con criterio hacia donde apuntan sus apuestas 2.0, siendo (...) la mejor apuesta la interna. Tona Pou no es muy optimista por lo que se refiere al avance de las redes sociales mientras que Dolors Reig indica que se abre un periodo contradictorio, con algunas Administraciones conscientes de la importancia de la red social conviviendo con otras que nieguen su seriedad. Por último, para Isabel Troytiño lo primero que debe preguntarse es qué quiere hacer la Administración en materia de redes sociales.

No puedo estar más de acuerdo con Isabel. Aunque la tendencia tecnológica es imparable, empezamos a dejar atrás las primeras etapas de ruido y caos que suelen acompañar a todo proceso de adopción de nuevas innovaciones y el panorama se tiene que ir aclarando.

En ese sentido pienso que el gran reto para las Administraciones públicas en materia de social media es ser capaces de determinar cómo las herramientas de web social pueden o no dar soporte a un planteamiento estratégico previamente establecido, más en áreas como innovación interna, gobierno abierto o comunicación, que en la misma producción de valor público (servicios, regulación, autoridad, etc.). Para ello, primero hay que tener una estrategia en alguno de estos campos; segundo, hay que analizar dónde se puede prestar este soporte; tercero, reflexionar sobre si va a ser necesario o no, sus beneficios e inconvenientes; y cuarto, definir una subestrategia de despliegue de redes sociales encardinada en la estrategia principal.

¿Se dan estas condiciones para 2011? Pienso que hay elementos para ser pesimista, al menos para el año que viene. En primer lugar, porque hay elecciones en la mayor parte de las Administraciones públicas españolas donde la aplicación de estas herramientas es más fácil (CCAA y EELL). Ello hará que hasta septiembre no se pongan en marcha nuevos equipos de personas que planteen nuevas estrategias. En segundo lugar, porque en un contexto donde la restricción presupuestaria está en primer lugar de la agenda, planteamientos donde puedan encajar estas cuestiones tienden a aparcarse por otros más prioritarios. Si analizamos experiencias de éxito (Gobierno Vasco, Generalitat de Catalunya) se pusieron en marcha a inicios de legislatura y en circunstancias diferentes.

Por ello, me inclino a pensar que a corto plazo (2011) las iniciativas serán acciones puntuales de mínimo presupuesto puestas en marcha por emprendedores internos con el objeto de aportar tecnológicamente soluciones rápidas a algunos de las cuestiones que muchos de los colegas apuntan (comunicación interna, financiación, gestión común del conocimiento).

Quizá a partir de 2012 puedan florecer nuevos casos de éxito de mayor enjundia. El año oque viene lo veremos.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.