i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 13 de diciembre de 2010

10 consejos para el éxito de una estrategia pública


Hace algunos años dos conocidos pensadores británicos en el ámbito de la reforma de la Administración pública, Osborne and Gaebler, pretendieron plasmar algunas de las patologías de las organizaciones públicas afirmando que Professionals and bureaucracies deliver services; communities solve problems [profesionales y burocracias suministran servicios mientras que las comunidades resuelven los problemas].

Obviamente no nos encontramos ante un dogma y por ello el debate está abierto. Pero a mi juicio tal sentencia desvela una de las carencias que el modelo burocrático de Administración no ha logrado resolver: el que un excesivo enfoque en las formas – procedimientos- acabe desplazando al verdadero fondo -problema social a resolver.

Con los tiempos que corren y las crecientes dificultades que las Administraciones enfrentan es preciso adoptar un enfoque alternativo, pensando y actuando en sentido estratégico, especialmente en aquellas organizaciones de prestacióni de servicios . Dicho enfoque implica orientar la acción pública al problema social a resolver, dotarse de claros objetivos en el marco del mandato político asignando y desarrollar una serie de acciones para lograrlo, midiendo y corrigiendo si se hace necesario.

Supone cambiar y hablando de estructuras humanas como son las Administraciones este cambio no es fácil. Es preciso gestionarlo. Para el éxito de este proceso podríamos establecer un decálogo basado en los siguientes aspectos:

1. Liderazgo: por un lado entendido como aspecto interpersonal, de motivación y orientación, de manejo del aspecto emocional del cambio. Por otro, como institucionalización de una función directiva profesional capaz de marcar una visión de futuro, generar confianza a través de una actitud coherente y dispuesta a gestionar el entorno ganando apoyo político / social a la estrategia. Por último, entendido como un liderazgo distribuido que “empodere”, genere un entorno facilitador y actúe como receptor / difusor de ideas.

2. Implicación de profesionales: salvar el recelo continuo entre el aparato administrativo y la clase dirigente poniendo en marcha un proceso de construcción de confianza , haciendo partícipes a las personas de la ebullición interna del debate estratégico y despejando incertidumbres.

3. Adaptación al ecosistema: plantear siempre estrategias públicas coherentes con el entorno histórico, social y cultural de la sociedad implicada.

4. Orientación a resultados, pero ojo a cuáles: que estén alineados con los valores y necesidades sociales, dotándoles permanentemente de visibilidad en relación a los objetivos planteados y coherentes con los principios y valores expuestos.

5. Comunicación y formación: para lograr la implicación a través de la motivación.

6. Visión global, implantación local: el pensamiento estratégico demanda un enfoque amplio y completo pero lo global no debe impedir lo concreto. Se deben concretar siempre objetivos, acciones y responsables.

7. Estrategia “útilmente” documentada: la formalización por escrito genera desconfianza si no va engrasada de liderazgo pero sirve para impulsar procesos participativos y un marco conceptual en el que situarse.

8. Desarrollo equilibrado y sostenido: se trata de avanzar, poco a poco, pero avanzar. Es mejor que no hacerlo.

9. Aprendizaje continuo: entender el cambio como progreso. Colectivo (organizacional) e individual.

10.“Timing” del proceso: la estrategia es siempre a largo plazo, pero el éxito radica en cómo ir modulando los tiempos con las decisiones y situaciones que puedan producirse.

2 comentarios:

David R. Jordan dijo...

Estoy de acuerdo con los aspectos que señalas como necesarios para cambiar el enfoque de las Administraciones.
Hacía tiempo que tenía ganas de escribir sobre el cambio que se está gestando en las Universidades Andaluzas en este sentido, pero no encontraba un hilo conductor que me inspirase. Y tú, con este post, lo has conseguido.
Pero tengo una duda. Señalas en el punto 7 la necesidad de que la estrategia esté "útilmente" documentada. ¿A qué te refieres? ¿Quieres decir que se plasme, por ejemplo, en un Plan Estratégico, o vas más allá?

ocortes dijo...

Lo suyo es que se plasme en algún documento tipo Plan Estrategico o "Estrategia de..". Tener las cosas en papel implica que se ha reflexionado con metodoología y que al menos hay un marco formal de lo que se supone ha de ser el camino.

Se ha producido un error en este gadget.