i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 14 de enero de 2008

La apuesta por una Agencia de los Servicios Electrónicos de la AGE

Con el nuevo año, numerosos debates afloran en la blogosfera pública: el informe AE2010 y la función directiva en lo público lanzados por Iñaki Ortiz, el concepto de O-gov propuesto por Javier Llinares, el apasionante asunto de la innovación que nos ofrece Alorza .... Es necesario redoblar esfuerzos para poder estar en todos ellos con un mínimo de calidad.

Hoy volvemos al informe AE2010 del que escribimos un post un tanto general. Más en concreto a una de sus propuestas, la creación de la Agencia de los Servicios Electrónicos de la AGE. No se trata de una nueva propuesta; Rafael Chamorro creó una encuesta sobre el encaje organizativo de la Administración electrónica: fue mayoritaria la opción de una agencia adscrita al MAP. Tengo que reconocer que yo mismo voté por dicha alternativa, pero más por descarte de las demás que por puro convencimiento. Y no es mi posición motivada por no estar de acuerdo con el modelo de agencias o su necesario carácter transversal. No hay más que leer el último Informe sobre la situación de la Administración electrónica en la AGE o el artículo La modernización en la AGE para comprobar que el actual modelo se basa en que cada ministerio vaya haciendo y el MAP haga también pero sin una adecuada coordinación centralizada.

La Administración electrónica necesita para su decidido impulso y el cumplimiento de los compromisos de una organización que lidere e integre todas las iniciativas en este campo y, además, tenga la fuerza suficiente sobre todos los ministerios u otras estructuras públicas. A mi entender, podría ser una especie de IGAE con una estructura central y delegaciones propias en cada entidad:
  • ¿Con forma organizativa de agencia? Al pretender una cierta autonomía y flexibilidad en su gestión, puede ser. Pero ya hemos comentado que el desarrollo de la Ley de Agencias ha sido un fiasco ya que ha imperado el continuismo con unos mínimos retoques para poder vender ese pretendido cambio y modernidad. No se está explotando todas las potencialidades del modelo y no apunta a un cambio de tendencia en la próxima legislatura.

  • ¿ Dependiendo del MAP? La dependencia irá en función de la prioridad que se pretenda dar a esta política: si es baja o media, el MAP como ministerio transversal podría ser; si fuera más alta (cosa que dudo, por mucho que esté ahí el 2010 con las exigencias en materia de servicios públicos electrónicos que impone), podría depender de Presidencia. Lo cierto es que, dependiendo del MAP, podría repetirse la experiencia de la AEVAL (primera de las agencias que a día de hoy sigue inédita) o del cementerio de elefantes que comenta Rutilio Alonso.

  • ¿Con competencias nítidas y exclusivas en el desarrollo de la Administración electrónica en el ámbito de la AGE? Sería lo aconsejable, aunque fuera necesario entonces revisar el papel de las Subdirecciones generales de Tecnología de los ministerios; al menos en lo que toca a nuevos desarrollos de e-administración (quedarían fuera otras funciones: gestión informática, etc.) que serían propuestos y dirigidos por la nueva Agencia con la colaboración en el ámbito de la ejecución de la subdirección ministerial.

Todo esto podría ser. ¿Por qué no? Pero hay un peligro: que la nueva Agencia se convirtiera en un nuevo reducto cerrado y corporativista en la AGE, esta vez no de los cuerpos actualmente dominantes sino de los cuerpos TIC. Para ello, habría que optar por un modelo abierto en el que se aprovechara la experiencia de estos profesionales y se dotara de los cauces necesarios para una participación y colaboración intensa en todos los niveles con el sector privado. Un tema tan puntero como las TIC lo requiere. Por soñar que no quede....

2 comentarios:

Iñaki dijo...

A mi me parece que en materia de Administración electrónica (AE) hay muchos esfuerzos que compartir. No tiene sentido que cada Ministerio se construya su propia AE al margen del resto de la AGE.

Desde mi punto de vista, el liderazgo en esta materia le debería corresponder al MAP, pero estaría bien que tuviera un brazo ejecutor para implementar las políticas marcadas desde el Ministerio.

El Consorcio de Cataluña (AOC) puede ser un buen ejemplo. Ahí se han puesto de acuerdo las diversas administraciones para compartir esfuerzos en el desarrollo de la AE.

Rutilio Alonso dijo...

Si, por soñar que no quede ;-)

Se ha producido un error en este gadget.