i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 13 de noviembre de 2007

BOE: segunda y ¿fallida? oportunidad para una nueva agencia


¡ Por fin llega ! Segundo organismo autónomo que se convierte a agencia estatal: el BOE. Parece ser que los cambios le llegan a esta institución y no sólo en la eliminación del boletín en papel del que hablábamos hace tiempo.


Los cambios, al menos sobre el papel; la realidad ya veremos. En el BOE de hoy aparece el decreto por el que se crea la agencia y se aprueba su estatuto, con el objeto (exposición de motivos) "de solventar diversos problemas de gestión, fundamentalmente de naturaleza presupuestaria, económico-financiera y de gestión de personal, estableciendo un régimen de funcionamiento más flexible y superador de las rigideces que el régimen general comporta.... para el cumplimiento del programa correspondiente a la política pública que desarrolla así como la importante actividad comercial y mercantil en el ámbito editorial y de imprenta".


El decreto de estatuto como ya hemos comentado otras ocasiones es denso y farragoso para las escasas novedades que incorpora, al más puro estilo de los que habitualmente suelen redactarse desde el MAP.


  • En cuanto a los principios básicos de actuación destaca la enumeración efectuada: transparencia (de la gestión), autonomía y responsabilidad, cooperación interadministrativa, calidad y mejora continua, ética profesional y responsabilidad pública y servicio a los ciudadanos.

  • Entre las funciones se distinguen las que le corresponden en régimen de exclusividad así como las propiamente mercantiles y comerciales para la publicación de cualesquiera productos documentales de las administraciones públicas.

  • La estructura se compone de presidente, que es el subsecretario de Presidencia, consejo rector, altos cargos de Presidencia, MAP y Economía y Hacienda y el director.

  • El director es el máximo ejecutivo de la agencia. Los criterios de selección son ambigüos (¡¡seguimos sin avanzar!!!) en cuanto que lo único claro que indica es el requisito de funcionario grupo A de cualquier administraciones públicas. De nuevo, terreno abonado para la dedocracia entre "funcionarios políticos" afines del partido del gobierno.

  • La estructura administrativa es casi idéntica a la del extinto organismo autónomo: la secretaría general se mantiene; la subdirección de imprenta nacional se deja por el camino el término "general" (retoque estético), el departamento de gestión editorial, documentación e información cambia "gestión" por la antigua "programación" (otro retoque estético) , el departamento de tecnologías de la información se mantiene y el departamento de recursos humanos y relaciones laborales cambia "departamento" por la antigua "coordinador" (otro retoque más).

  • En tanto al personal, puede ser funcionario o laboral (eso sí, en aras de la autonomía, éste podrá tener su convenio colectivo propio). Curioso el requisito de que la movilidad del personal funcionario requerirá el trámite de "autorización previa" si desea optar a otros puestos de la AGE.

  • El personal directivo de la agencia (aparte del director) de nuevo será nombrado atendiendo a los ambigüos "competencia y experiencia profesional", aunque, eso sí, siempre será funcionario de grupo A , subgrupo A1. Será sometido a evaluación y recibirá unos incentivos al rendimiento así como la correspondiente productividad.

  • El contrato de gestión durará cuatro años y será aprobado por Hacienda y el MAP e incluirá los objetivos, resultados a obtener, recursos, así como las cuantías destinadas a productividades y los criterios de exigencia a directivos (???¿¿¿!!!!)

  • El régimen económico-financiero, presupuestario, de contabilidad y control teóricamente le debe otorgar más flexibilidad y autonomía aunque en ya el propio decreto establece el férreo control del Ministerio de Economía sobre el mismo con presencia y todo de una Intervención Delegada.

Conclusión: cambian las palabras, se introducen retoques estéticos para salir del paso pero al final todo sigue siendo más de lo mismo. La maquinaria administrativa, feroz devoradora de iniciativas contraculturales e innovadoras, sigue haciendo eficazmente su trabajo.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.