i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 27 de noviembre de 2007

Empresa y Administración, juntos pero separados


Históricamente las relaciones Empresa-Administración han sido tan complicadas como necesarias. Los empresarios habitualmente se quejan del excesivo afán regulatorio e intervencionista de los poderes públicos mientras que éstos suelen pedir más solidaridad y participación de los primeros en los problemas que se plantean en la sociedad. Pero una actividad empresarial exitosa no es posible sin la estabilidad y el respaldo jurídico que proporciona un sector público moderno y avanzado; de igual forma, los nuevos escenarios planteados en el nuevo siglo (contención presupuestaria y elevada demanda de servicios públicos) hacen impensable una actuación pública sin contar con la colaboración del sector privado.


Aparece estos días en prensa varias noticias que relacionan los ámbitos público y privado. En primer lugar, el MAP sigue en su línea "al tran-tran" y repite el convenio y foto que se realizó con las Cámaras de Comercio, esta vez con las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME. El motivo, la simplificación de las cargas administrativas a las empresas. Mismo contenido, doble visibilidad.


Otra lectura interesante es el artículo del pasado domingo en El País confrontando los modelos de gestión pública y gestión privada en el ámbito sanitario. Da que pensar, especialmente porque, como ya hemos dicho en otras ocasiones, sustituir gestión privada por gestión pública (privatizar o externalizar) no suele ser producto de un proceso pausado de análisis y reflexión sino de falta de imaginación, dando como resultado "atajos" para solucionar ciertos problemas puntuales o "regalos" para el amigo empresario de turno en forma de nuevo negocio. Las declaraciones de líderes empresariales en contra del sector público hacen poco favor y despiertan recelo entre sus trabajadores, de ahí la desconfianza hacia el sector privado que se incrusta en la cultura pública.


Esta desconfianza dificulta el desarrollo Administración relacional como fórmula válida de cooperación y corresponsabilización, la cual requiere de un espíritu de lealtad y confianza para poder afrontar juntos situaciones nada fáciles que exigen un esfuerzo y entendimiento continuados.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.