i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Líderes frente al empoderamiento ciudadano

El pasado jueves tuvimos la ocasión en ESADE de escuchar al expresidente del Gobierno , Felipe González, en una conferencia titulada "Crisis de gobernanza en las democracias representativas". Algunos quizá hayáis leido en la prensa algunas de sus declaraciones sobre cuestiones de actualidad en el debate político general. Yo me voy a centrar en asuntos que mencionó relacionados en este blog.

¿Por qué esta crisis de gobernanza? Para explicarlo se remontó hechos que tuvieron lugar a principios de los noventa:

  1. Empezaron a proliferar (y preocupar? - la interrogación la añado yo) los movimientos de capital. Por ejemplo, en 1997 estos movimientos suponían 20 veces más que el PIB mundial. Mucho para entonces, pero un chiste comparado con el año 2007. Delors empezó a hablar de la necesidad de un gobierno económico del mundo .
  2. La revolución tecnológica empezó a despegar. Transcendental teniendo en cuenta  que las revoluciones de más calado han sido las que han mejorado la comunicación entre los seres humanos.
  3. Caida del muro de Berlín. Hizo que desapareciera un sistema alternativo a la economía de mercado, dándose la paradoja de que no siendo posible la democracia sin mercado al revés (mercado sin democracia) sí. 
Occidente ganó pues la batalla ideológica y la revolución informacional. El resultado ha sido la globalización. Una globalización que se ha mostrado como un mecanismo poderoso pero que está asustando, atemorizando a una ciudadanía  que no acaba de percibir sus beneficios y por contra ve como otros deciden por ella (en un ámbito global) pero sin embargo le piden que vote a otros en unas elecciones nacionales cada cuatro años. Una de las claves de la fractura es precisamente que para el ciudadano medio "mi suerte se decide de otra manera". De ahí por ejemplo las tendencias de reterritorialización de la comunidad con más apego a lo local.

Citó dos factores más aceleradores de la crisis que tienen su origen en el liderazgo. Por un lado, éste no acepta el empoderamiento ciudadano, el que las personas puedan conectarse para hacer política. Está más pendiente de convencer a la sociedad de lo que marca el partido que al revés.

Por otra parte el hecho de que el liderazgo tenga que ser siempre optimista. ¿Por qué? Lo que debiera es hacerse cargo del estado de ánimo de la socidad para desde la empatía cambiar. Al fin y al cabo , la política acaba siendo lo que la gente cree que es verdad.

El resultado, para Gonzalez, que los gobiernos han perdido autoritas. Eso sí mantienen el potestas. Que no es poco.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.