i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

miércoles, 16 de junio de 2010

Colaboración público-privada: luces y sombras


El otro día hablábamos de colaboración público-privada en términos de concepto distinguiendo este tipo de fórmulas de otras (como las privatizaciones) con las que tienden a confundirse.

Comentaba que siendo una posibilidad interesante, en ningún caso son la fórmula perfecta para la prestación de servicios públicos. Presentan luces y sombras.

ALGUNAS VENTAJAS

Para la Administración:

  • Mejor relación calidad / precio,

  • Aprovechamiento de habilidades del sector privado,

  • Transferencia y gestión de riesgos compartida,

  • Entrega más rápida,

  • Aprovechamiento de economías de escala,

  • Aprendizaje de especialistas,

  • No computan en déficit.

Para el sector privado

  • Acceso a nuevos negocios con financiación pública (por ejemplo, a la utilización del dominio público),

  • El contexto de la colaboración reduce riesgos,

  • Añade un plus de responsabilidad social corporativa,

  • Aprovechamiento de know-how

Para los ciudadanos: obtienen servicios en cantidad, calidad y rapidez que de otra forma sería más complicado

Pero también.... INCONVENIENTES / RIESGOS
  • Control difuminado,

  • Sobreexplotar el instrumento por parte de los políticos (obligaciones a futuro),

  • Impacto en la reputación. Traslación de los resultados al debate político. El fracaso siempre apunta a los políticos,

  • Para el sector público es complicada su gestión (escasea el perfil adecuado en sus plantillas),

  • Difícil alinear la lógica político / administrativa con la empresarial,

  • Límite de la capacidad de maniobra del entorno político.

Por tanto bajo mi punto de vista hay que poner en valor las fórmulas de CPP pero desmitificarlas en cuanto a la obtención de resultados de forma automática. En sí mismos no son más eficientes o más costosos y pueden fracasar (hay buenos ejemplos de ello - las autopistas radiales de Madrid).

El secreto está en tener claros los objetivos, saber elegir socios, encontrar una fórmula de colaboración adecuada y saber cómo gestionarla. Lo cual no es nada fácil, por cierto.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.