i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 17 de marzo de 2009

La crisis y el Estatuto del Empleado Público


Han pasado casi dos años desde que se aprobó el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) y su desarrollo lleva camino de prolongarse hasta la eternidad. ¿Los motivos? Aparentemente (no sabemos si en realidad) serán la crisis, la complejidad administrativa, los intereses creados o lo que sea pero lo cierto es que el despliegue normativo del EBEP avanza de forma muy lenta.


Recordemos algunas cuestiones: el EBEP venía a cubrir una laguna existente desde la aprobación de la Constitución al no existir ninguna ley básica en materia de función pública (la 30/84, posteriormente remendada, no era más que un saco de parches a la normativa franquista). Aunque la unanimidad parlamentaria no fue posible esto ya suponía un logro importante.


Por otra parte, la nueva ley incorporó conceptos novedosos como una nueva forma de entender al empleado público, nuevos elementos selección-carrera-evaluación, o un artículo específico que institucionalizaba la figura del directivo público profesional (art.13) . Pueden ser cambios de gran transcendencia, si la ambiciones renovadoras y los ánimos para llevarlas acabo son elevados o quedarse en agua de borrajas si lo que se trata es abordar una operación de maquillaje sin demasiadas complicaciones.


Son tiempos en los que se habla de reformas estructurales como receta para salir de la crisis. Quizá se abusa citando algunas (la del mercado laboral) , mientras que otras, como la de la Administración pública, se olvidan con demasiada frecuencia. Por unos motivos o por otros, pero se citan poco por los expertos en los espacios de formación de opinión . A mí, sin embargo, me parece prioritario de cara a cambiar el patrón socio-económico de nuestro país el tener una Administración que funcione óptimamente. Y para ello, sería necesaria una apuesta decidida por desarrollar el EBEP en una línea rupturista con el modelo tradicional. Las posibilidades de la ley lo permiten, la agenda política de los gobiernos es otra cosa.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.