i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 4 de noviembre de 2008

La Administración entra en casa


Como residente en Madrid he venido siguiendo desde su nacimiento la evolución del Servicio de Estacionamiento Regulado de Madrid (S.E.R.), el polémico servicio de pago por aparcamiento que se puso en marcha hace algunos años.

Justo es reconocer que, aunque los comienzos fueron difíciles, la mejora en la prestación del servicio ha sido sustancial. La primera vez que me tocó acudir a las oficinas municipales para conseguir el distintivo fue caótico: el servicio se prestaba de forma centralizada desde una única sede, se requerían multitud de papeles (algunos a obtener en otras ventanillas administrativas) y una vez recibido el documento de pago había que acudir a una oficina bancaria para luego volver a una nueva cola a que te dieran la deseada etiquetita. El resultado: colas kilométricas, funcionarios y ciudadanos desquiciados, varias tardes perdidas y maldiciones varias a los que montaron tal absurdo.

Eso fue en el 2006, no hace tanto. Desde entonces, los responsables municipales se han puesto las pilas y se han observado mejoras sustanciales a lo largo de este tiempo:
  • Descentralización: las ventanillas se ubicaron en las Juntas de Distrito; sólo algunos casos muy particulares (residentes temporales, empresas de leasing) quedaban para la sede central.

  • Menos papeles: para los empadronados en Madrid, se suprimieron los volantes de empadronamiento y las fotocopias del DNI. Únicamente con presentar el DNI y el permiso de circulación del vehículo ya es suficiente.

  • Pago en la ventanilla municipal mediante tarjeta de crédito: todo se hace en un mismo acto (presentación de documentación, pago y obtención del distintivo).

  • Trámites en otras Administraciones desde la ventanilla municipal: si el vehículo está censado en otra localidad, en el mismo momento te solicitan a Tráfico el cambio de domicilio. No hay que perder otro día haciendo más gestiones.

  • Cita previa: las colas han desaparecido. Desde internet se puede pedir cita previa y se hace la gestión en cinco minutos.

Y lo mejor para el final: para todos aquellos empadronados, no hay ni que acudir a la ventanilla... la Administración viene a casa. El Ayuntamiento te remite a tu domicilio el documento de pago y tras proceder al mismo (eso sí, acudiendo a la entidad bancaria), te envían el distintivo de aparcamiento. Una especie de desayuno en la cama de los que nos cuenta el genial Alorza.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.