i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 7 de octubre de 2008

Los lectores de i-public@ no apuestan por el modelo burocrático

Hace unas semanas os preguntábamos en este blog sobre si el modelo burocrático existente en la Administración española es el adecuado para afrontar los nuevos retos que se van a presentar en las próximas décadas. Las encuestas ayudan a pulsar la opinión de los que se animan a responder, aunque pueden suponer peligrosas simplificaciones de aspectos que, en muchos casos, resultan complejos. Por tanto, los resultados hay que comentarlos con las cautelas necesarias.

No obstante, en la encuesta que hoy cerramos hay un dato que merece un comentario aparte: nadie de los que ha respondido piensa que el modelo burocrático es el más adecuado para la Administración del siglo XXI tal y como lo conocemos en la actualidad . Sí hay un 30% que ha respondido que es el modelo adecuado, pero admitiendo unos ciertos retoques. ¿Se trata de una opinión generalizada o sólo la de unos cuantos "frikis" que siguen este blog? Mi impresión es que no es ni mucho menos una opinión generalizada en el mundo administrativo; si lo fuera, habría un impulso mucho más fuerte hacia una evolución del modelo. ¿La hay?. Me temo que blogosfera y mundo real recorren caminos diferentes... ¿Una vez más?

Por otra parte la gran mayoría (un 70%) afirma que no es un modelo adecuado para los tiempos que corren. Pero hay matices: mientras que un 60% de esta mayoría opina con rotundidad que es un modelo superado, el resto no lo tiene tan claro apostando por su mantenimiento en ciertos ámbitos. Yo me posiciono en este grupo: no podemos perder de vista que la Administración pública es poliédrica, no es únicamente un ente prestador de servicios. Parte de su producción la componen intangibles, imposibles de percibir o medir cual si de servicios transaccionales se tratara: la Administración recauda impuestos, regula mercados, otorga seguidad jurídica, capacidad de respuesta ante crisis de todo tipo, garantiza el orden público, mantiene redes sociales de protección, cohesiona, etc... Estos casos demandan unas pautas de actuación en las que un modelo procedimental y garantista como el burocrático puede tener su sentido. Aunque, como todo en esta vida, tendrá que evolucionar.

1 comentario:

Andrés Morey Juan dijo...

Haceros una pregunta, si las Administraciones públicas no tienen presupuesto ¿qué dejarán de realizar primero y cuál de sus actividades será más imprescindible? ¿El Derecho o el servicio o la empresa?

Se ha producido un error en este gadget.