i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 23 de septiembre de 2008

¡Anímate y prueba el 2.0!


La semana pasada comía en Barcelona con algunos colegas que trabajan en el sector público. Desempeñan importantes puestos de responsabilidad en Administraciones autonómicas y locales. Incluso colaboran en prestigiosas instituciones académicas. Les empecé a contar sobre lo que es el concepto 2.0 y las infinitas posibilidades que supone. Al principio me miraban sorprendidos pero a medida que les fui contando (brevemente) empezó poco a poco a aflorar su interés .... Quizá hoy alguno de ellos esté siguiendo este blog y haya empezado a sumergirse en esta dimensión tan apasionante.

Esta es la realidad no nos engañemos. Como ya dije hace algún tiempo, lo habitual es encontrarnos con caras de póquer cuando hablamos en nuestras organizaciones públicas de los nuevos valores del 2.0 y de las herramientas que los sustentan. Siempre utilizo el mismo argumento: ¡probadlo! que todo aquel que curiosea y lo prueba, acaba cayendo, y cuando cae no hay día que termine por descubrir un nuevo horizonte de oportunidades. La cuestión es que o uno es muy persuasivo (según los días) o el receptor del mensaje es alguien curioso y abierto a nuevas posibilidades o se produce una casualidad. Si se da alguna de estas circunstancias se produce el flechazo maravilloso y sumamos un miembro más a esta red de redes.

Esta sería una de las vías de la "masificación" del 2.0 en el ámbito público. Es complicado porque ni todo el mundo es persuasivo y los receptores suelen ser personas bien ancladas en viejos modelos. Aunque, desde luego, necesario porque no nos olvidemos que el concepto 2.0 sin personas que lo alimenten carece de todo sentido: son los miembros de una comunidad 2.0 los que aportan contenidos, interaccionan y le aportan valor.

En esa línea ando estos días dándole vueltas a la posibilidad de introducir elementos 2.0 en la dinámica de funcionamiento del foro en el que participo sobre sector público. El primer paso es ir lanzando ideas, aunque encuentro todavía poca receptividad entre los compañeros que me acompañan al mando de la nave. El segundo será lanzar una pequeña iniciativa, sencilla, y que pueda despertar la curiosidad. El tercero es materializar dicha curiosidad en participación. Ya os contaré.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.