i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 24 de marzo de 2008

¿La Administración abre la puerta a los directivos?


Leo con interés un artículo titulado "La Administración abre la puerta a los directivos" aparecido en Cinco Días.com en el que diversas personalidades relevantes del ámbito público (la directora general de función pública de la Xunta, el director general de Red.es y un socio de Accenture) reflexionan sobre la llegada de la figura del directivo público a la Administración. Para el título del post le añado las "¿?" por las dudas que me plantea.

Lo primero comentar cuál me ha parecido es el enfoque general del reportaje: que la profesionalización de la función directiva en el sector público consiste en la llegada de directivos del sector privado, con su experiencia probada en gestión empresarial. En nuestra opinión se trata de un enfoque simplista puesto que esta problemática (polémica) es compleja. Sin ánimo de extendernos ya hemos comentado nuestra posición: modelo abierto (no excluir de principio a nadie) con puestos claramente definidos (funciones, dependencias, estabilidad, etc.) con criterios objetivos y transparentes para su provisión. Es decir, ni empresarialización de la gestión pública, ni "patrimonialización" de los puestos directivos por el sistema de cuerpos .

Otra frase que me gustaría comentar es la de "el Estatuto (EBEP) no habla de funcionarios, sino de empleados públicos. Y eso ya implica una intención .......". Es verdad que las palabras no suelen ser casuales, pero no tengo tan claro que las intenciones en el cambio de nombre (si las hubiere) vayan a concretarse en realidades distintas de la actual. No parecen ir por ahí los tiros del nuevo Estatuto del Directivo Público de la AGE que se está elaborando; ni tampoco da la impresión que para el resto de personal (técnico, administrativo, auxiliar...) , como ya dijimos en su momento, se vaya a tender a un modelo diferente que opte por la naturaleza laboral. Al menos la última oposición para cuerpos generales de la AGE mantiene lo contrario: posibilidad de funcionarización para laborales fijos.

Como bien dice Sebastián Muriel de Red.es, "desempeñar un cargo de responsabilidad en el sector público supone manejar una serie de recursos, que hay que administrar con tiento". Presupuestos muy superiores a las empresas privadas, aunque tipología de personas y herramientas para su gestión bastante diferente. Estoy de acuerdo con él que pequeñas cosas (habla de teletrabajo o la dotación de dispositivos inalámbricos) pueden suponer mejoras muy importantes. Muchas veces más que grandes proyectos, cambios organizativos o políticas de aparente mayor calado.

Discrepo, sin embargo, en dos afirmaciones: que "muchas teorías y lecciones que se enseñan en las escuelas de negocios son aplicables en el sector público" o "no somos diferentes a los ejecutivos del sector privado". Habría que aclarar primero de qué tipo de sector público estamos hablando porque no es lo mismo una empresa pública que una agencia que una dirección general del ministerio. Pero como principio, no me parece correcto pensar en gestionar lo público igual que gestionar una empresa . Ya hablábamos en nuestro post "Dirección+pública" que, si bien en roles, naturaleza del puesto o competencia pueden no haber tantas diferencias sí las hay en elementos muy concretos del ámbito público y que condicionan de manera decisiva la gestión: la política, la norma, el concepto de resultado, los grupos de interes y los subordinados.

10 comentarios:

Emilio R. dijo...

Presuponer que un directivo privado de éxito lo hará bien en la pública me parece un error.

La Administración tiene sus propias reglas y cultura organizativas, bastante diferentes de la empresa privada.

Es más, yo diría que un gestor público que lidie bien con las restricciones retributivas, de movilidad, incentivación, de negociación colectiva, etc. de la pública, se moverá como pez en el agua en el entorno privado donde contará con más y mejores instrumentos de gestión.

Red.es es una entidad empresarial, pero aún así me ha sorprendido el perfil seleccionado para su director.

No comentaré lo que desconozco (a lo mejor es un excelente gestor), pero de entrada su edad (34), su experiencia, y su blog me generan dudas sobre si éste es el modelo de directivo que buscamos para la Administración.

Félix Serrano dijo...

Coincido contigo, Oscar, en el tufo "salvador" que destila este artículo, y los ejemplos poco significativos que propone. Quiero creer que se trata de simple desconocimiento de la realidad de las administraciones vistas desde fuera.

Que Accenture haya desarrollado una nueva herramienta para vender a las Administraciones, pues me parece muy bien, es su trabajo. No creo que nadie se la haya pedido, pero seguramente alguien se la comprará. Y a lo mejor hasta la implantan y la usan. Pero si alguien se cree que el cambio cultural asociado a una gestión por objetivos y una evaluación de resultados se resuelve con una simple herramienta, va de ala.

Otra de las cosas graciosas del artículo es la frase "Las reglas de la gestión empresarial también funcionan en la Administración. Muchas teorías y lecciones que se enseñan en las escuelas de negocios son aplicables en el sector público', matiza Muriel."

Querido Sebas: pero es que Red.es es una empresa (formada mayoritariamente por personal contratado, y los pocos funcionarios, con excedencia), si en esa empresa no funcionan las técnicas de gestión empresarial, apaga y vámonos.

En la administración habemos muchos funcionarios con bastantes años de experiencia previa en la empresa privada. No es personal de fuera lo que hace falta, es reorganización interna.

Otra frase especialmente dolorosa: "No es ninguna barbaridad decir que los sueldos que se pagan en la Administración pública difieren de los que se manejan en el sector privado. Por tanto, hay que manejar otros elementos distintos a la compensación. El sentimiento de trabajar para el país, para contribuir a la mejora de la sociedad, es algo que puede motivar a determinados perfiles profesionales"

Anda que... o sea la solución no es equiparar los sueldos sino apelar al sentido patriótico. Que muchos de nosotros creemos, aunque sea lejanamente, en el fin último de lo que hacemos no equivale a decir aquello de "sarna con gusto no pica".

Por no faltar no faltan ni las manipulaciones de cifras: "Según los datos que maneja la entidad financiera, si la productividad del sector público hubiera avanzado al mismo nivel que la del privado, la economía habría sido un 4,7% superior (27.000 millones de euros)."

Ahora me entero que hay gente por ahí midiendo mi productividad. Pues deben de estar equivocados, puesto que, como en mi actual trabajo, me dedico a dar subvenciones, mi productividad sería negativa. ¿Y cómo se mide la productividad de un colegio público, o de un hospital?.

En fin voy a parar aquí, sino esto se puede convertir en todo un Post y no es mi intención, pero el artículo del cincodias es malo con rebaba.

gustavo dijo...

Excelente reflexión. Comparto plenamente las diferencias entre organizaciones públicas privadas.

Tal es así que considero que la gestión en ambas necesita de perfiles con competencias y habilidades distintas.

Iñaki dijo...

Gracias por la referencia, Oscar. En general, me ha parecido bien el artículo y coincido bastante con las declaraciones de Muriel. Me ha gustado lo del salario emocional. Y también coincido con tus matizaciones. Bueno, ya hemos hablado en otras ocasiones del modelo abierto de función directiva pública, de las diferencias entre lo privado y lo público, etc. Y seguro que lo seguiremos haciendo.

Rutilio Alonso dijo...

Mi reflexion, demasiado larga y muy personal, del tema: http://reflexionesderutilio.blogspot.com/2008/03/la-administracin-tiene-el-reto-de.html

Iñaki dijo...

Oscar, esto de la moderación de comentarios es un rollo. Cuando escribí mi comentario a este post no había aun ninguno publicado. Estaban en la "recámara". Y después me encuentro con que ya había tres pendientes de moderación. Ahora veo que el mío contradice algunas cosas de los anteriores sin dar ninguna explicación sobre ello. Queda raro.

Por otra parte, la moderación de los comentarios le quita viveza a la conversación, ya que muchos no se publican hasta varias horas después de haberlos enviado. ¿Tantos comentarios te ves obligado a filtrar? ¿No sería más fácil borrar a posteriori los que sean ofensivos, publicitarios o no vengan a cuento?

Sobre el fondo del asunto, a mí las opiniones de Muriel no me parecieron tan descabelladas como se puede deducir de los otros comentarios. Sí creo que hay técnicas de la empresa privada aplicables a la administración pública, pero también estoy de acuerdo en que hay que tener en cuenta las diferencias entre lo público y lo privado.

En cuanto al salario emocional, sí creo que hay un factor diferencial entre trabajar para una empresa privada o para una administración pública. Algunos nos lo creemos y por eso nos dedicamos a darles vueltas a estos temas más allá de nuestra jornada laboral. Eso no quiere decir que estemos dispuestos a trabajar a cualquier precio. Tampoco creo que pretendiera decirlo Muriel en la entrevista. Pero son factores que se pueden tener en cuenta dentro de parámetros comparables en cuanto a las condiciones laborales.

Ya hemos hablado otras veces de la función directiva pública y creo que coincidimos bastante en nuestros puntos de vista. Yo estoy a favor del modelo abierto, pero poniendo las condiciones para que la selección sea creíble. Vamos, que no sea un coladero, como sucede ahora con muchos puestos directivos.

ocortes dijo...

Iñaki, estoy de acuerdo que la moderación de comentarios resta agilidad al debate. Al principio no la tenía pero recibí algún comentario inoportuno y decidí ponerla viendo que otros blogs la tienen. Quizá la quite de nuevo y pruebo haciendo lo que comentas.

Félix Serrano dijo...

Por si sirve de algo, a mi también me gustaría que no hubiese moderación ex-ante en éste blog. En algunas ocasiones, un comentario ha tardado hasta cuatro días en aparecer. La verdad es que desanima bastante a comentar.


En Wordpress la moderación ex-ante sólo se aplica al primer comentario de cada identidad. Una vez aprobados, el resto de comentarios de la misma identidad son aprobados automáticamente.

Sergio Cortés dijo...

Amigos, no me parece que creer que el sector público es un coto diferente y especial sea acertado. Muy habitualmente todos pensamos que nuestras empresas son especiales, que el sector en el que estamos es diferente a todos los demás.

Lo siento pero no es así.
Yo opino que es bueno garantizar mecanismos a través de los cuales, todo el que tenga talento pueda ponerlo a disposición de la sociedad en la vida pública a nivel político o a nivel de responsabilidad en la administración.
Esto enriquece el sistema como también la salida del mundo público hacia el mundo privado.

Hoy en día vivimos en un mundo en el que la multidisciplinaridad, la visión transversal y el conocimiento global de la realidad es un alto valor para gestionar mejor y romper paradigmas.
En definitiva para innovar.
El sector público no es diferente..

os veo demasiado endogámicos.. con perdón.

Y por cierto, rompo aquí una lanza por sebas muriel. He trabajado para red.es antes y después de su gestión. La organización es otra. Su labor creo que ha sido muy buena y ha ejercido un buen liderazgo.

Lo siento pero para mi ni la edad ni tener un blog como el que tiene son elementos para juzgar a nadie. Juzguemos por su labor y por la misión de la entidad.

un saludo a todos.

Félix Serrano dijo...

Sergio, da la sensación de que no has estado aquí dentro... pásate, y luego me cuentas.

Mi opinión de Sebastián Muriel es muy positiva, concretamente en lo que están haciendo en red.es, pero no creo que se pueda generalizar su experiencia en el modelo de gestión de red.es al resto de la Administración. Efectivamente Red.es es una empresa y los mecanismos de gestión muy diferentes a los internos de la Administración, y al mismo tiempo no se pueda decir que está en las mismas condiciones que una empresa privada. Para mí probablemente estaría a medio camino.

Insisto en recordar que anteriores gestores de red.es se vanagloriaban de "no tener ningún funcionario" en su organización. Evidentemente unas declaraciones desafortunadas, pero que demuestran las diferencias entre esta entidad y un Ministerio.

Es posible que ciertas condiciones de contorno existentes en red.es puedan tener sentido aplicadas a los Ministerios u otras organizaciones públicas, pero aún queda un largo camino por recorrer para llegar a ello.

Se ha producido un error en este gadget.