i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 30 de marzo de 2010

El talón de aquiles del gobierno abierto


A través de Tecnimap2010 he accedido al artículo Exploring Obama's Open Government en el que se hace balance de este primer año de política de gobierno abierto que puso en marcha la nueva Administración americana.


Estoy bastante de acuerdo con las tesis del autor en cuanto a la apuesta destacada del gobierno de los EEUU por una auténtica política y estrategia de gobierno abierto y los importantes logros en este sentido, especialmente en todo lo relativo a transparencia en la acción gubernamental poniendo a disposición de los ciudadanos grandes cantidades de información pública, así como facilitando cauces de participación y colaboración.

Lo que está por ver (aunque todavía quizá sea demasiado pronto) es si todas las herramientas y el esfuerzo realizado ha creado verdaderamente una forma de gobierno más participativa y colaborativa o si el impacto estas acciones ha sido apreciable. Si ello no se consigue o si los poderes públicos se conforman simplemente con montar una infraestructura de soluciones tecnológicas huérfana de otras iniciativas que estimulen la participación-colaboración o que ésta se incorpore a los procesos habituales de toma de decisiones me temo que el resultado será insuficiente y la estrategia de gobierno abierto fallida.

Hemos comprobado lo complicado de todo esto en el importante debate y proceso legislativo que ha tenido lugar en relación a la reforma sanitaria donde a la hora de la verdad ha predominado una estrategia con escasos elementos de gobierno abierto: por ejemplo, el portal específico de la Casa Blanca ha sido un canal de comunicación gubernamental unidireccional más que otra cosa y la aprobación de la reforma se ha sustentado en los clásicos juegos de intereses de los lobbies de Washington o los intercambios de cromos entre gobierno, congresistas y senadores para conseguir el número de votos necesario.

1 comentario:

apunteselectronicos dijo...

Para mi, está más acertado Di Maio. Aunque probablemente sean las dos cosas. Te paso el enlace de Di Maio

http://blogs.gartner.com/andrea_dimaio/2010/03/30/open-government-may-not-be-sustainable/

Se ha producido un error en este gadget.