i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 22 de junio de 2009

Mi valoración sobre la jornada Administración 2.0 en Gijón


El pasado jueves tuve la ocasión de asistir como ponente a la jornada sobre Administración 2.0 dentro del marco del Foro Internet Meeting Point 2009 que tuvo lugar en Gijón la semana pasada.

Lo primero agradecer a los organizadores la invitación y la oportunidad que me brindaron de participar en la mesa redonda junto a César Calderón (Netoratón), Carlos Guadián y Luis Navarrete. Segundo comentar lo interesantes que estuvieron las intervenciones de los ponentes que nos precedieron, David Osimo y Josema Alonso dos auténticos expertos en las materias que se trataron. Como supongo que próximamente se colgarán en internet sus presentaciones tampoco voy a entrar mucho en materia. Simplemente algunos detalles. Me encanta el enfoque de David en sus intervenciones. Ideas sencillas y prácticas pero de una indudable potencia, en torno al empoderamiento ciudadano y la co-producción de servicios públicos. Josema nos ilustró con numeros ejemplos (de presente y futuro) sobre reutilización de información generada por las Administraciones públicas, sin duda una de las tendencias que más van a marcar el devenir hacia unas Administraciones más transparentes, accesibles y rendidoras de cuentas.

La mesa redonda en la que participé se desarrolló de una forma muy ágil y dinámica, alejada de encorsetamientos tradicionales de este tipo de formatos que suelen aburrir a la audiencia. Aunque los diez minutos concedidos a cada ponente nos pudierar resultar cortos para lo que queríamos contar, al final creo que todos agradecimos poder contar con casi una hora para preguntas y coloquio. César Calderón nos expuso las ideas generales que están detrás del concepto de Open Government, ideas, según César, sobre todo políticas sobre cómo la forma de gobernar está cambiando debido a las nuevas tecnologías (su ejemplo de lo que está pasando en Irán, que había incorporado a su presentación esa misma mañana, gustó mucho) y cómo esa nueva forma de gobernar se tiene que traducir en cambios en la forma de actuar por parte de las Administraciones públicas. Carlos Guadián, con una presentación de formato espectacular, nos puso algunos ejemplos de utilización dospuntocerista por parte de las Administraciones. No sé si la cogió en Gijón pero al día siguiente nos ofreció la excelente idea de crear twitgob, directorio la comunidad twiteros que trabajamos en lo público. Luis Navarrete nos expuso algunas claves sobre cómo se podían medir los retornos si una Administración cualquiera decidía invertir en redes sociales, lo cual no es nada fácil si pensamos que se trata de medir intangibles como reputación, imagen de marca, notoriedad, participación, etc.

Por mi parte intenté exponer un punto de vista diferente, la Administración 2.0 desde dentro de lo público: primero que la Administración 2.0 se ve con extrañeza y desconocimiento en la realidad del mundo público. Además, que la Administración tiene unas características específicas que deben ser conocidas y comprendidas antes de afrontar proyectos de este tipo. Si no es así, se plantearán conflictos que impedirán la implantación de este tipo de iniciativas. Finalmente mi propuesta es un encaje amable de los valores 2.0 en la Administración pública a partir de un decálogo de sugerencias que podéis ver en la presentación que cuelgo a continuación.



De las preguntas y el coloquio posterior me quedo con dos cuestiones. La primera, la inquietud que se percibía por la posibilidad de recibir retornos rápidos y cuantificables a las inversiones a realizar en Administración 2.0. Algo que nos sorprendió a los de la mesa porque, ¿serían esas inversiones tan importantes? ¿no parece que se ponga un nivel de demasiada exigencia a este asunto cuando realmente se están gastando millones de euros en numerosas políticas públicas cuya medición no se hace o si se hace es complicada? La segunda, una pregunta que decía algo así como Si yo trabajo y produzco desde dentro del sector público una serie de información que cuesta trabajo obtener, ¿por qué hay que ponerla gratuitamente a disposición de la sociedad? La pregunta, otras consideraciones aparte, lo que transmitía ese sentido patrimonialista del trabajo que hay dentro del sector público, olvidándonos que lo público no es un bunker cerrado a espaldas de la sociedad sino, por el contrario, es algo de lo que nosotros como sociedad nos dotamos para conciliar los intereses generales. Lo público es de todos y debe estar al servicio de todos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.