i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Amor al papel

Estos días ando de papeleos de organismo en organismo intentando dar de alta al nuevo miembro de la familia y, de paso, a ver si encuentro por algún sitio algo del Plan Moderniza que el Gobierno anunciaba a bombo y platillo como eje principal de la política modernizadora de la Administración Pública en esta legislatura. En concreto la anunciada supresión de las fotocopias de DNI y volante de empadronamiento, que incluso está respaldada por un Real Decreto aprobado nada más y nada menos por el Consejo de Ministros.

La singladura empieza en el Registro Civil, en el que no conocen ni teléfono ni internet como canal de comunicación con los ciudadanos, sino que la forma de contacto ha de ser obligatoriamente presencial, con las correspondientes colas kilométricas, primero en la ventanilla de información, donde te dan el número para la segunda en el negociado de inscripciones. En el Registro, por supuesto aman los papeles, no sólo DNI y volante de empadronamiento, sino la tonelada que hay que cumplimentar repitiendo siempre casi los mismos datos (atención especial a los del INE); además, tienen especial gusto por los carteles informativos pegados a las paredes, algunos con letra gótica (supongo que la de los escribanos que todavía deben quedar en este insólito reducto de antiguedades). Y no hablemos del curioso caso donde aparte de rellenar una declaración jurada (otro papel qué más da) te exigen también la presencia física de los cónyuges, por supuesto "en cumplimiento de la ley".

"La AEAT es aparte". Es lo que me responde textualmente el del funcionario del registro cuando al registrar la petición de los 2500€ / deducción 1200€ (menos mal que las han unificado !!!) me pide una nueva fotocopia del DNI y yo le pregunto por la aplicación del Real Decreto.

En el INSS pega fuerte la rutina y la arraigada cultura administrativa cuando la funcionaria empieza el listado de la documentacióln a presentar con el "DNI original y fotocopia, por si acaso".

A los Ayuntamientos no le son de aplicación el Real Decreto. Por ello, mantienen limpia su conciencia solicitando siempre la fotocopia del DNI y un certificado de empadronamiento, información que, aunque tienen ellos mismos, por eso del amor que produce el papel no se cortan en solicitar.

Pero dicho amor que reseñamos no sólo se circunscribe al DNI y volante de empadronamiento (para los que al menos se ocupa un Plan). También a las copias del libro de familia: en cada trámite piden una. Y es que que los Registros Civiles se comuniquen telemáticamente con la Administración todavía parece que es mucho pedir.

2 comentarios:

Casimiro López dijo...

Por lo que compruebo entiendo que has tenido un hij@... enhorabuena y suerte con los papeleos... porque en España las cosas de modernizar van despacio.

ocortes dijo...

Gracias. Aprenderemos algo con los papeleos...

Se ha producido un error en este gadget.