i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

miércoles, 20 de junio de 2012

Topicos, topiquillos y topicazos

En las últimas semanas hemos venido oyendo rumores sobre diferentes medidas que el Gobierno tiene previsto tomar en relación a ampliar la jornada laboral de los empleados públicos y mejorar su productividad. Circulan todo tipo de borradores y globos sonda pero no será hasta que se conozca la circular definitiva cuando conozcamos el verdadero alcance de las medidas. No obstante, en las noticias de prensa que sobre este asunto han aparecido, abundan titulares y comentarios varios en la línea de engordar el amplio abanico de tópicos, topiquillos y topicazos que existen alrededor de los empleados públicos españoles. Veamos algunos de ellos.

"Los funcionarios trabajan menos horas diarias que nadie" La jornada laboral de los empleados públicos españoles es diversa, dependiendo del tipo de Administración, su ámbito territorial, el nivel de responsabilidad, y la función que desempeñen. Equiparar un auxiliar de un ministerio, con un médico, un bombero, un profesor, un directivo público o un controlador aéreo es disparatado. Se trata de colectivos muy diversos cuyas jornadas no son equiparables. Desde hace algún tiempo hay una tendencia común de elevar la jornada a todo el personal (lo más normal, pasar de 35 a 37,5h.), excepto al de especial dedicación que tenía y tendrá 40 horas nominales. Parece lógico que se tienda a unificar jornadas para empleados públicos de misma función y sector, aunque trabajen en ámbitos territoriales diferenciados. No lo parece tanto que no se traten con la debida consideración otro tipo de colectivos más específicos, como personal sanitario, docente o los mismos bomberos.

"Los funcionarios sueltan el lápiz para fichar a la  hora exacta" El fichaje es un síntoma de lo anticuada que está la cultura administrativa, con un enfermizo culto al presencialismo. Implica negar la autorresponsabilidad del trabajador para gestionar sus cometidos en base a una cultura de objetivos, rigidizar los comportamientos y someter las relacionales laborales a dinámicas poco saludables. Lo de soltar el lápiz a la hora puede ser una patología, pero no tanto de un supuesto poco compromiso en el sector público, sino de cómo la sociedad española afronta el trabajo. Como nos demuestran nuestros socios europeos la productividad nada tiene que ver con las largas jornadas, sino con el aprovechamiento efectivo e intenso del tiempo de trabajo estipulado. En cualquier caso, en la Administracióin el lápiz se suelta con más o menos ligereza en función de la responsabilidad personal, las tareas asignadas y el nivel profesional. Nada distinto a la empresa privada.

"Los funcionarios tienen los famosos moscosos" Mucha gente sí sabe que los "moscosos" son los seis días de asuntos particulares que pueden disfrutar los empleados públicos al año. Lo que poca gente sabe es por qué se otorgaron en su momento (hace casi 30 años). Un ministro de Administraciones Públicas llamado Javier Moscoso regularizó lo que era una práctica común hasta aquellos tiempos: que los funcionarios pudieran disfrutar de 3 días libres en Navidades y otros 3 en Semana Santa. La novedad fue que se flexibilizó este disfrute permitiendo al empleado distribuir los días a lo largo del año como mejor quisiera para atender posibles necesidades personales que le pudieran surgir. En la empresa privada también existen los moscosos, pero de otra manera: por una parte los convenios colectivos suelen fijar días de libre disposición por la diferencia entre la jornada anual y la jornada diaria; otras empresas (grandes consultoras incluidas) dan de propina una semana en Navidad y/o en Semana Santa; algunas, simplemente cierran en este periodo. Por otra parte, en el mundo privado y a determinados niveles hay mucha mayor flexibilidad: si el niño se te pone malo puedes trabajar en casa sin tener que consumir ningún día de vacaciones. En el sector público habría que coger un moscoso.

"Los funcionarios tienen muchas vacaciones" Ni más ni menos que 22 días laborables más un máximo de 4 días adicionales según los trienios, empezando con el primer día adicional a partir del quinto trienio. No creo que esto difiera de la empresa privada en exceso. Lo que sí difiere significativamente son otro tipo de días, los que en algunos ámbito se llaman "canosos" que se establecieron en el EBEP hace cinco años: se trata de días de asuntos propios adicionales a los seis moscosos a partir del sexto trienio. Este tipo de días hoy se ponen en cuestión , quizá con razón. Pero tienen su historia: fue en 2006-07 cuando se negoció el EBEP y los representantes de los trabajadores solicitaron una compensación económica a años de pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios, cuando inflaciones de 3 al 5% se comían las subidas de sueldo del 2% que establecían las Leyes de Presupuestos. Existía holgura presupuestaria pero la postura del Gobierno fue tocar lo mínimo la masa salarial y ofrecer como contrapartida días libres (pero no a todos los empleados, sino a los que ya tuvieran una significativa antiguedad). Esto hoy habría que recordarlo.

"Los funcionarios trabajan poco porque se pasan el día en internet" El acceso a internet está regulado de forma desigual según la institución o departamento. En algunos tienen todos; en otros, sólo tienen los de un determinado nivel para arriba. Ver hoy internet como un entretenimiento que hace perder tiempo en el trabajo muestra una gran ignorancia. Internet es una herramienta más, como el teléfono o el propio ordenador: un sistema de comunicación y acceso al conocimiento. Su buen o mal uso dependerá de la persona, de que cumpla con su trabajo o no. Pero en ningún caso quitarlo va a incidir en que el que lo usaba para leer el periódico toda la mañana, se ponga a trabajar. Seguirá sin hacerlo: se irá al pasillo a tomar café, a charlar con el compañero, a hacer crucigramas o ... a leer el periódico en su móvil.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacer la comparación de los moscosos con las vacaciones que dan las consultoras es ridículo. ¿Qué porcentaje de la los asalariados españoles trabajan en una consultora? El españolito medio trabaja en una pyme y en general tiene 22 ó 23 días de vacaciones al año y las mismas posibilidades de cuidar a un niño si se pone malo. ¿En cuántas pymes hay teletrabajo? Así que menos demagogia por favor.

Hosting dijo...

Que buen articulo ha sido todo un gusto visitarte. Un saludo.

Se ha producido un error en este gadget.