i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 28 de octubre de 2008

¿Qué está pasando en la sanidad madrileña?


En los últimos tiempos no hay día que no aparezca en los medios de comunicación alguna noticia relacionada con la sanidad madrileña. Las visitas de la Presidenta de la CAM, Esperanza Aguirre, y de su Consejero de Sanidad, Juan José Guemes a diversos centros hospitalarios han estado rodeadas de polémica por las continuas protestas de trabajadores en contra del modelo sanitario que se viene implantando desde hace varios años en Madrid. Además, desde diferentes ámbitos se han sucedido noticias y artículos de opinón a favor y en contra del modelo madrileño. También algunos blogs (Morgana y Rosa Cobos) se han pronunciado al respecto. Finalmente el propio Consejero ha incrementado sus apariciones mediáticas para explicar las políticas sanitarias de Madrid a la ciudadanía, la última ayer en una entrevista digital en el diario El Mundo.

¿Qué está pasando en la sanidad madrileña? Esta pregunta, simple en apariencia, puede tener diversas contestaciones. Aquí vamos a intentar alejarnos de posturas ideológicas y dar una versión más de hechos que de opinión. Es complicado, pero lo intentaremos.

Todo comienza cuando tras el tamayazo Esperanza Aguirre resulta elegida presidenta de la CAM. Una de sus promesas estrella es la construcción de ocho grandes hospitales en el plazo de una legislatura. La promesa resulta impactante, tanto por su magnitud (ocho hospitales no son moco de pavo) como por el corto plazo otorgado al compromiso. La fórmula escogida es una colaboración público-privada en la que la CAM pone suelo público a disposición de una empresa privada que construye el centro hospitalario y, como contrapartida, se queda con una concesión de la explotación de servicios de apoyo (administración, cafeterías, parking, lavandería, etc.) por un elevado número de años; la prestación de los servicios sanitarios de estos nuevos hospitales se mantiene en el ámbito público con personal estatutario. Aunque en el año electoral del 2007 los hospitales únicamente están construidos no funcionando, con esta solución la CAM logra acercarse a su compromiso (eso sí, a un precio elevado y sacando el coste de la operación de la factura de gasto público) y la concesión privada hace un buen negocio.

Esta nueva legislatura se da un paso más: en hospitales de titularidad pública se entrega a la iniciativa privada la gestión en su totalidad, incluyendo la prestación sanitaria. Este hecho, junto a deficiencias en la puesta en marcha de nuevos centros, es la chispa que enciende las protestas. Aunque la propia presidenta sale a la palestra reafirmando la titularidad pública de la sanidad madrileña, la prestación universal a todos los ciudadanos en condiciones de igualdad y gratuidad (lo cual es verdad y no hay que perderlo nunca de vista) surgen dudas sobre la calidad de los servicios prestados, su sostenibilidad en el tiempo, el coste del sistema y los pasos que pudieran darse en el futuro.

¿Cuáles son los objetivos que se ha marcado la Comunidad en este sentido? ¿Qué factores son los más críticos para mejorar la calidad y los resultados de la gestión? ¿Cuáles son las dificultades del proceso y cómo está la Comunidad de Madrid haciendo frente a las mismas?

Para resolver estas y otras cuestiones hemos organizado desde el Club de Dirección Pública de ESADE una cena coloquio con el Consejero Guemes para el próximo 19 de noviembre. Optando por un enfoque profesional y eludiendo en todo momento posiciones partidistas, hemos elegido un formato reducido para facilitar un diálogo fluido y directo que sirva para aclarar estas y otras cuestiones que puedan surgir.

Aunque no podáis estar en la cena para eso tenemos las herramientas 2.0. ¿Qué preguntaríais al Consejero de Sanidad de la CAM sobre la gestión sanitaria en general o sobre lo que está ocurriendo en Madrid?

2 comentarios:

funcionator dijo...

Óscar, enhorabuena por vuestra iniciativa.

Es un punto de mucho interés por la polémica y alarma social que ha generada a la vez que un buen modelo para reflexionar sobre cómo articular la colaboración pública-privada.

Personalmente me sigue pareciendo muy interesante como herramienta de mejora eficiencia siempre y cuando aporte todas las garantías necesarias al ciudadano. Y en ese sentido me da que aún queda mucho por recorrer.

Seria muy interesante una versión 2.0 de este artículo donde comentases los resultados del coloquio, aunque me imagino que ya lo tenías en mente de todos modos.

Salu2

rosacobos dijo...

A veces los políticos prometen sin molestarse en asegurarse de si sus promesas se van a poder cumplir. A la presidenta de la CAM se le ha escapado de las manos el asunto de la sanidad.Y ahora ¿qué se puede hacer?.

El que pierde con esto, obviamente, es el ciudadano, que no obtiene los servicios que está pagando.

A mí me resultaría un poco difícil adoptar una posición aséptica en este tema. Me dejo llevar por la pasión (posturas ideológicas, como bien dices); aunque posicionarme en una determinada postura no me impide reconocer que, en algunos casos, los contratos con empresas funcionan, pero privatizar los servicios públicos básicos (sanidad, servicios sociales) es otra cosa.

Se ha producido un error en este gadget.