i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

martes, 20 de noviembre de 2007

Atasco por aquí, atasco por allá


Esa es la conclusión del artículo que aparece hoy en El Mundo titulado "La ruta de las colas". Los servicios públicos están desborados, pero no sólo en los que dependen de Interior o Justicia (los que menciona el artículo) sino la sanidad y la educación.



La explicación parece sencilla: incremento demográfico exponencial (provocado entre otras cosas por la inmigración), nuevas necesidades en naturaleza y cantidad, lentitud en la respuesta proporcionada por la Administración y escasez de recursos. Resultado: colas y meses para finalizar un procedimiento.



Todos sabemos que la Administración es lenta. ¿Por qué? Todo tiene su origen y final en la "burrocracia" (magnífico post de Félix Serrano): papeles y más papeles para acompañar una solicitud, controles en cada paso del procedimiento, y funcionarios que se sienten en su salsa con toda esta historia; años desde que se detecta una necesidad (una nueva Oficina de tratamitación, por ejemplo) hasta que se pone en marcha (incluir en el presupuesto, aprobarlo, autorizar el gasto, licitar, adjudicar, construir, sacar concurso de traslados, resolver, incorporarse, bla, bla, bla, bla).



Todos sabemos que nunca hay dinero para las crecientes necesidades. Y es que nos gusta poco pagar impuestos y, menos todavía a los que tienen mayores ingresos. Los partidos políticos se hacen eco del poco apego que tenemos a pasar por Hacienda. Pero de esto en la cola no nos acordamos.



¿Soluciones? Haberlas las hay, cómo no. Muchas asociadas a las TIC (hace unos días hablamos de Tráfico) Simples, como poner un sistema de cita previa por teléfono o internet (si lo tiene la Agencia Tributaria, ¿por qué no el DNI?) o que la propia Administración te lo remita renovado a casa como propone alguien en las 1001 Ideas. Más complejas, como la informatización del sistema de Registros Civiles (sin lo están los de la Propiedad, ¿por qué éstos no?), incluyendo la tramitación a distancia de altas, bajas, etc. como hay otra propuesta (por cierto se me acaba de ocurrir otra). O atajos, como las privatizaciones u otras soluciones de "reingeniería administrativa", caso de los nuevos hospitales (el resultado ahí está, otra cosa es a qué precio).


Pero para los pesimistas decir que la Administración funciona y mejora. De una forma lenta e incremental pero lo hace. Pondré rápidamente un ejemplo: hace 3 años el Ayuntamiento de Madrid implantó el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). El primer año, un caos. Te pedían 7 papeles diferentes, todo se centralizó en las Juntas de Distrito o en la sede central, no existía personal suficiente, había que acudir a tres ventanillas diferentes. Pasamos horas y horas en unas colas desesperantes y el distintivo tardó meses en llegar. El año pasado el Ayuntamiento envió ya a los empadronados el distintivo a casa (buena mejora); al resto, una semana por cada barrio, se redujo el número de papeles a 5, se reforzó el personal, se mantenía la necesidad de acudir a tres ventanillas pero el tiempo se redujo a una hora y el distintivo estaba en casa en menos de un mes. Ayer hice el trámite de este año en cinco minutos. Sin colas, sólo pedían 2 papeles, el funcionario te hacía una copia si se había olvidado, posibilidad de pagar con tarjeta y emisión en el acto. Eso sí, todavía sin tramitación telemática y emisión desde casa.... quizá el próximo año.

1 comentario:

Rutilio Alonso dijo...

Mi opinion al respecto http://reflexionesderutilio.blogspot.com/2007/11/ante-las-colas-mas-impuestos.html

Se ha producido un error en este gadget.