i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

jueves, 29 de septiembre de 2011

Comunicación en las AAPP: diez motivos


El viejo paradigma de comunicación institucional en las Administraciones públicas está superado. El control de la información, la publicidad institucional a modo de propaganda o el hermetismo en asuntos que pudieran provocar rechazo social se ven desbordados por la nueva sociedad del conocimiento. Es preciso pues evolucionar a un nuevo modelo de comunicación pública. Veamos diez razones para ello:

1.- Porque el ciudadano demanda una respuesta única a sus necesidades. No entiende el guirigay interno que tenemos en el sector público. La comunicación puede aglutinar diferentes perspectivas en un enfoque común para la institución.

2.- Porque los problemas cada vez más complejos demandan acciones coordinadas entre un variado y herogéneo conjunto de actores que tienen que interactuar.

3.- Porque cualquier proceso de innovación supone cambio y el cambio siempre implica rechazo. Cuando el ser humano entiende el por qué de las cosas es más receptivo. La comunicación es una buena herramienta.

4.- Porque las instituciones públicas están plagadas de barreras, físicas y mentales. Derribarlas es posible con procesos colaborativos, impulsados en el marco de una buena estrategia de comunicación.

5.- Porque las organizaciones son conversaciones, interacciones de personas. Un proceso en que se libera cantidad de energía que de no ser debidamente canalizada se disipa. Gracias a la comunicación podemos alinearla con la misión establecida por el nivel político.

6.- Porque fragmentación y heterogeneidad son crecientes y porque la razón de ser de las instituciones puede variar en función de las circunstancias . Es preciso pues una estrategia de comunicación que contribuya a fijar un adecuado posicionamiento y diversos segmentos de público objetivo.

7.- Porque la sociedad del conocimiento demanda organizaciones abiertas con las que interactuar, organizaciones que escuchen y conversen con los ciudadanos para atender sus necesidades.

8.- Porque las exigencias externas e internas de información son mayores en cantidad, calidad y prontitud.

9.- Porque la desmotivación y desidia que se desprende de numerosas organizaciones públicas requieren ser convertidas en pasión e implicación en el servicio público.

10.- Porque la crisis ha puesto las cosas difíciles también en el sector público. Mantener los servicios con menos presupuesto, reducción de plantillas y ajustes salariales son focos de crispación y desánimo que hay que neutralizar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.