i-public@
reflexiones sobre administración pública inteligente

lunes, 28 de febrero de 2011

La oferta de empleo público de la crisis (año 2)


Con una semana de retraso el pasado viernes el gobierno aprobó en Consejo de Ministros la Oferta de Empleo Público 2011. A estas horas el RD aún no está en el BOE, pero no hace falta : las líneas maestras son públicas y el articulado suele ser siempre el mismo con ligeras modificaciones.

En general creo que se trata de una OEP que va en la buena dirección, aunque con matices. No pensarán lo mismo los miles de personas que en situación de desempleo o con trabajos precarios sueñan con un puesto en la Administración. Misión imposible: competidores muchos y buenos para una oferta raquítica de plazas. Es la primera conclusión a destacar. No es cierto lo que se dice en tertulias y foros de opinión varios de que el sector público no se está ajustando. Lo está haciendo, y mucho. No de forma dramática ni agresiva (con despidos, EREs, etc.) pero sí con una bajísima tasa de reposición del 10% , que en el periodo de tres años que dura el Plan de Austeridad 2011-13 traerá como resultado la supresión de casi cien mil puestos de trabajo en las Administraciones.

Que sea mucho o poco, esté bien o mal, dependerá de cómo dicha reducción se vaya llevando a cabo. Sobre el papel, la OEP 2011 apunta luces y sombras: luces porque las plazas de nuevo ingreso se centran en los subgrupos A1 y A2 (un 82%). Numerosas ocasiones en este blog he comentado que la pirámide de base ancha de la Administración debe girar 180º hasta convertirse en justo lo contrario: una pirámide invertida de cabeza ancha y base reducida. Luces también porque justicia queda al margen de los recortes: se mantiene la apuesta del gobierno. Pero también algunas sombras: áreas prioritarias como inspección fiscal o de trabajo siguen necesitadas de más efectivos; cosa que no ocurre con los cuerpos generalistas (TIC aparte) que tendrían efectivos de más. Por otro lado, las plazas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se reducen drásticamente lo que podría comprometer la estabilidad y seguridad - muy sensibles en tiempos de crisis social como los que vivimos- si no se arbitran otras medidas específicas - no siempre fáciles- como por ejemplo sacar policías de trabajos burocráticos.

En resumen, una OEP dura pero esperada que va en la dirección adecuada. Me queda una preguntas: cuándo vengan tiempos mejores, ¿se mantendrán directrices de este tipo? No estoy seguro sería recomendable pera dar un vuelco a nuestro modelo de Administración.

1 comentario:

administrativo corporaciones locales dijo...

Trabajar en el Estado es el sueño de una gran cantidad de personas, mucho más en estos tiempos de crisis económica. Conseguir una de las tantas plazas de empleo público da acceso a un buen sueldo mensual, beneficios sociales y estabilidad laboral.

Se ha producido un error en este gadget.